Aikido Vilassar

Curso y entrega de diplomas de Dan

Sensei Manel Fernández Sensei Manel Fernández Sensei Jaume Gelabert Sensei Jaume Gelabert Foto de grupo Foto de grupo
Autor: Raul Toronjo
Aviso: este texto ha sido traducido automáticamente.

El pasado sábado 23 de febrero se celebró la entrega de títulos de Dan de este año en St.. Adrià del Besòs. Primero de todo, nos gustaría felicitar a todos aquellos y aquellas que recibieron este reconocimiento e invitarles a seguir perfeccionando su propio aikido. Por otro lado, los maestros Jaume Gelabert (6 º Dan) y Manel Fernández (6 º Dan) nos ofrecieron sus lecciones en una jornada maratoniana que comenzó por la mañana y terminó por la tarde.

El maestro Manuel Fernández inició el curso con el calentamiento y un trabajo minucioso del tai sabaki; haciendo hincapié en la posición del cuerpo, su verticalidad y la correcta proyección desde el hara usando todo el cuerpo. Con este fin, pues, se trabajaron diferentes técnicas con el ataque de Ushiro ryo té dori y tanto dori. Seguidamente, el maestro Jaime Gelabert profundizar en el desplazamiento de tai sabaki y, también, en diferentes ejercicios para tomar conciencia del hara de manera que podamos optimizar la movilidad y potencia de nuestros caderas. En este sentido, descubrí, entre muchas otras cosas que ahora me costaría explicar, que el hara no es un punto en el abdomen, sino que es un eje que lo atraviesa.

En la sesión de la tarde el maestro Gelaberd nos propuso trabajar la absorción de diferentes ataques con un movimiento diagonal muy cercano-sino exactamente igual al sume otoshi. En el turno del maestro Manuel Fernández, se profundizó en el trabajo que deben realizar uke y torio para poder aprovechar nuestro entrenamiento. Nuestros maestros en lo han dicho siempre, y siempre es importante volver porque tendemos a mecanizar algunos vicios: no realizar un ataque real porque uke está pensando en los estadios finales de la técnica, de manera que se excede siguiendo el movimiento o soltando el agarre cuando en un contexto de verdad esto no pasaría. Como en todo, la virtud se encuentra en el corazón: ni poco, ni demasiado.

Aprovechamos estas últimas líneas para agradecer la excelencia • lento organización de la Asociación Cultural de Aikido adrianenses, que nos ofreció unas instalaciones inmaculadas y, lo que es mejor, un lugar para comer que sólo por él mismo justificaba la difícil tarea que madrugar un sábado.

Fecha de publicación: 17 de Marzo de 2013 a las 13:00