Aikido Vilassar

Hacer visitas y recibir visitas

Foto de grup al Ateneu de Vilassar de Mar: Kihon Pineda +Aikido Vilassar 18/02/2015 Foto de grup al Ateneu de Vilassar de Mar: Kihon Pineda +Aikido Vilassar 18/02/2015 Foto de grup al Kihon Hospitalet de Llobregat: Kihon Pineda+ Aikido Vilassaar +amfitrions 26/02/2015 Foto de grup al Kihon Hospitalet de Llobregat: Kihon Pineda+ Aikido Vilassaar +amfitrions 26/02/2015
Autor: Euclides Bedia
Aviso: este texto ha sido traducido automáticamente.

Estas últimas semanas de febrero el club ha podido poner en práctica algo muy beneficioso para los practicantes y para el propio club y que es inherente a la filosofía del Aikido en tanto que la práctica se ha de difundir y compartir con generosidad y con mente abierta.

El pasado 18 de febrero, recibimos la grata visita de los compañeros del Kihon Pineda. "Capitaneados" por su maestro David Caballero compartimos una sesión de aikido muy provechosa. Donde algunos de sus alumnos era su primera vez que salían fuera de casa para hacer aikido, perdieron su "virginidad". Dos grupos de practicantes que algunos ya se conocían de los cursos de fin de semana pudieron disfrutar de dos grandes Maestros donde cada uno pudo enseñar su manera de hacer aikido. Un enriquecimiento para todos, aparte del simple hecho de tener gente nueva con la que hacer y deshacer las técnicas.

En la siguiente semana y gracias al maestro David Caballero, un par de alumnos de Aikido Vilassar pudieron ir a hacer una visita, también de entrenamiento al club Kihon de Hospitalet, dirigido por el maestro Antonio Martín. El maestro nos recibió como buen anfitrión y nos acogió en su clase ordinaria. Y por lo tanto una nueva sesión donde la diversidad y el cambio eran un complemento más que adecuado a la práctica ya ordinaria en el propio club.

Estos dos acontecimientos llevan a la siguiente reflexión que escribe este artículo; el mundo es demasiado grande e interesante para que nos quedamos mirándonos el ombligo. Es bueno moverse, es bueno compartir de forma abierta y sin prejuicios, pero sin perder los orígenes y las raíces. Los grupos exclusivos y excluyentes dan lugar al estancamiento de la técnica y del progreso como aikidocas. El hecho de ir a cursos, de poder ir a otros dojos, de recibir a otros dojos como anfitriones es un hecho que se debe potenciar ya que redunda en beneficio de todos tanto individualmente como colectivamente.

Esto nos muestra la importancia de la cortesía, uno de los valores que componen el "bushido", en tanto que ser buenos anfitriones con los que nos venden, hacerles sentir como en casa, y al mismo tiempo ser humildes y agradecidos cuando vamos a "casa" de otro y nos abren las puertas de sus conocimientos y de su mundo.

No quiero terminar la reseña sin reiterar otra vez mi agradecimiento en nombre de todo el grupo a David Caballero para hacer posible tanto la visita de su grupo en nuestra casa, como después ayudarnos en la visita al maestro Antonio en Hospitalet .

Fecha de publicación: 10 de Marzo de 2015 a las 06:30