Aikido Vilassar

El Fundador del Aikido

Morihei Ueshiba Morihei Ueshiba

Morihei Ueshiba nació en 1883 en Tanabe, Japón. Sus padre era descendiente de una reconocida estirpe emparentada con el clan samurái Takeda, que durante generaciones habían sido los maestros del sistema marcial  Daito Ryu Jujutsu. Tradicionalmente la divulgación de este arte marcial se limitaba a la élite samurái de este clan, pero a finales del siglo XIX, Sakaku Takeda, el líder del clan, inició un proceso aperturista cuando decidió  compartir sus enseñanzas con miembros ajenos a la élite.

Primeros años de Ueshiba

Takeda Takeda

En su juventud, Morihei Ueshiba fue enviado al templo local budista Shingon para aprender los estilos de varias escuelas de sumo. Como un joven adolescente, Morihei Ueshiba practicó diferentes estilos de jujutsu y kenjutsu.

Comenzó practicando Jujutsu Tenjin y Yagyu Ryu Jujutsu, y más tarde también Daito Ryu Jujutsu - el estilo que ha ejercido una mayor influencia en el desarrollo del aikido. En 1922 Ueshiba obtuvo el grado de kyoju dairi, que certificaba su estatus oficial de instructor de Daito Ryu Jujutsu. En su primer dojo ubicado en la ciudad de Ayabe, Ueshiba enseñó principalmente a miembros de la religión Omoto.

Aikido y la Religión Omote

Aikido Aikido Los tres principios Los tres principios

Morihei Ueshiba, que tenía una fuerte conexión con la religión Omoto, argumentó que las artes marciales contemporáneas carecían de una dimensión filosófica y espiritual. Fueron desarrolladas en tiempos de guerra y conflicto; por lo que se centraron exclusivamente en la lucha técnica y la derrota del oponente.

Inspirado por la religión Omoto, la premisa de Ueshiba era que todo en la tierra es universal, siendo así por naturaleza divina. Que todos somos individuos únicos e independientes y, al mismo tiempo, las partes de un todo coherente. A partir de esta filosofía, Morihei Ueshiba desarrolló un sistema de budo que, a través de la sincronización perfecta, le permitía formar parte del ataque puediendo neutralizar la contradicción inherente en la lucha.

Este fundamento espiritual del aikido puede ser experimentado directamente mediante el entrenamiento diario. Un elemento significativo del ejercicio es el contacto físico con el atacante, que practica y fortalece su capacidad de no verse afectado por este ataque, aun cuando sea neutralizado.

  "Es a través de la técnica perfecta del Aikido, que las leyes universales de la vida son comprendidas"

Morihei Ueshiba

Aikido encuentra su verdadera forma

Iwama Dojo Iwama Dojo Osensi Osensi Kisshomaru Ueshiba Kisshomaru Ueshiba Hombu Dojo Hombu Dojo Osensi Morihei Ueshiba Osensi Morihei Ueshiba

El Aikido ha pasado por varias etapas al mismo tiempo que Ueshiba evolucionaba - desde las técnicas inspiradas en el Daito Ryu de la década de 1930 hasta el aikido que hoy conocemos. En 1927 fundó la sede de este arte marcial con el nombre de Hombu Dojo en Tokio, pero durante la Segunda Guerra Mundial se trasladó a la aldea Iwama, al norte de Tokio. Aquí se consolida su entrenamiento cotidiano, tanto en lo espiritual como lo técnico, del aikido que se practica hoy en día. Fue también en este lugar donde Ueshiba perfeccionó las técnicas básicas de aikido y donde enseñaba técnicas con armas como el bokken (espada de madera) y el jo (bastón de madera), ya que también constituyen la base de las técnicas corporales del aikido. Durante esta fase de su vida en Iwama, el fundador también formuló el concepto de Takemusu Aiki, es decir, la ejecución espontánea de técnicas infinitas para una circunstancia específica de una manera completamente adecuada.

En su ausencia, el hijo del maestro, Kisshomaru, se hacía cargo del dojo central.

Después de la guerra, en 1948, la nueva Asociación Aiki fue fundada.
Después de la guerra, el maestro había llegado a sentir que los principios del Aikido eran esencialmente internacionales y que debía ofrecerlos gratuitamente a todos como una manera de llenar el vacío espiritual del mundo moderno. En consecuencia, diferentes instructores fueron enviados a todas las partes del mundo y las restricciones especiales que regían la aceptación de los alumnos para el nuevo arte marcial fueron retirados. Desde entonces, el Aikido se ha extendido ampliamente fuera de Japón.

El 26 de abril de 1969, a los 86 años de edad, el maestro murió mientras dormía, después de dos meses de enfermedad.